Rickettsia

RICKETTSIOSIS

Rickettsia rickettsii causa la enfermedad conocida como Fiebre de las montañas Rocosas.

Se trata de una bacteria que se transmite por la saliva de las garrapatas Ixodidaes (garraptas duras) que infestan a los perros cuando las garrapatas son más activas, desde Abril a Septiembre. Cualquier perro, sin importar la edad, que no ha tenido contacto antes con Rickettsia puede desarrollar la enfermedad.

Las Rickettsias suelen vivir dentro de las células que revisten pequeños vasos sanguíneos y, en consecuencia, dichos vasos se inflaman o se obstruyen, o bien comienzan a perder sangre dentro de los tejidos que los rodean. Por esta vasculitis que causan al multiplicarse la sintomatología puede aparecer a los 2-3 días de la picadura de la garrapata y en muchos casos, la garrapata puede abandonar al perro antes de que aparezcan los síntomas. Aunque la mayoría de las veces los perros no presentan sintomatología de infección.

Los humanos pueden contraer esta enfermedad tras la picadura de una garrapata, los gatos son resistente a la infección.

Los síntomas más comunes son fiebre y depresión pero pueden aparecer síntomas pulmonares, gastrointestinales, renales, poliartritis y a veces puede verse afectado el sistema nervioso. Con frecuencia aparecen petequias y pequeños signos de sangrado en mucosas y piel, ya que suele existir una disminución de las plaquetas en sangre debido al consumo excesivo de ellas en las zonas inflamadas.

El diagnóstico se realiza por la sintomatología, la presencia de garrapatas y la serología positiva. La serología es un procedimiento diagnóstico, consiste en la determinación de anticuerpos frente a Rickettsia en la sangre del perro, que puede realizarse anualmente, de esta manera podemos ver si el perro está o no infectado y si podemos estar ante una infección aguda por Rickettsiosis.

El tratamiento está encaminado a controlar los síntomas del animal y administrar antibióticos. El tratamiento más empleado es la Doxiciclina, un antibiótico que debe administrarse durante 2-4 semanas. En cachorros de menos de 5 meses se puede administrar Cloranfenicol durante 2 semanas. Los síntomas comienzan a mejorar a las 24-48 horas tras iniciar el tratamiento.

El pronóstico es favorable si se inicia el tratamiento con la mayor rapidez posible.

No se produce la enfermedad 2 veces en el mismo perro, se crea una inmunidad permanente tras pasar la infección.

La mejor medida para prevenir la enfermedad es controlar la infestación de los perros con garrapatas, ya que además las garrapatas que son portadoras de esta enfermedad, la transmiten a su descendencia, por lo que serán contagiosas sin necesidad de alimentarse de sangre de un animal infectado. Para ello existen una gran variedad de productos disponibles que deben ser aplicados periódicamente sobre nuestros perros y en las zonas donde se concentran animales, como las perrera